SUMARIO | El MIL, GAC, Mayo 37: documentos publicos | 1973


Jueves 7 junio 2007

A los 50 años de la FAI - CIA 1

APARICIÓN DE LA FAI:

1922.- Tras una fase de grandes luchas obreras y de escalada represiva por parte de la burguesía, se plantea la necesidad de una potente organización anarquista; en el semanario «Crisol», el grupo de los «Solidarios» (Durruti, Jover, Ascaso, García Oliver) plantea como exigencias del momento:

1. plantar cara al «pistolerismo» de la patronal 2. mantener las estructuras sindicales de la CNT 3. poner en marcha una federación anarquista que reúna en su seno a todos los grupos ideológicamente próximos diseminados en la península

1922.- Congreso anarquista de Catalunya y Baleares, convocado por el grupo de los «Solidarios»; en él se crea una comisión regional de relaciones anarquistas que será el de lo que años después será la futura FAI.

Octubre 1923.- Dictadura del general Primo de Rivera; la UGT forma parte del nuevo gobierno, mientras que la CNT es reducida a la clandestinidad, especialmente a partir de 1924.

1926.- El semanario anarquista « El productor » (Blanes) inicia la publicación de artículos en torno a la cuestión de la necesaria « organización anarquista ».

1926.- Asimismo, los núcleos anarquistas diseminados en Francia inician su reagrupación celebrando un congreso en el que se crea la « Federación Anarquista de los Españoles en el exilio », que participará en la fundación de la FAI. »

Julio 1927.- Congreso Nacional de los grupos anarquistas en Valencia (El Cabañal) con delegados de toda España, del grupo en el exilio e incluso de los anarquistas portugueses: creación de la Federación Anarquista Ibérica (FAI)

CARÁCTER DE LA FAI

Según escribe Peirats, el carácter de la FAI tal como viene expresado en su primer texto publicado (un Manifiesto fechado en diciembre de 1929) es el de « animar la revolución, velar sobre lo esencial del Movimiento Libertario Español evitando el peligro de desviacionismo presente ya en el ánimo de ciertos líderes de la CNT en estos últimos años de Dictadura ».

La FAI queda estructurada por grupos de “afinidad” los cuales se coordinan por medio de “federaciones locales”, “federaciones regionales”, y un “comité Peninsular”.

La FAI es una organización nacida en la más completa clandestinidad no sólo por las circunstancias en las que aparece sino por los objetivos que se plantea:

1. Reforzar la CNT y proteger su carácter de fuerza revolucionaria frente a toda desviación tendente a limitarla al simple sindicalismo reformista (tendencia “trentista”); 2. Llevar toda esta inmensa fuerza a la insurrección (la historia de la FAI es ciertamente la historia de la preparación permanente de la insurrección, sea contra la Dictadura contra la monarquía, contra la república burguesa, contra el Frente Popular, etc...); 3. Mantener presente en todas las luchas el objetivo final, la instauración del Comunismo Libertario.

La FAI es pues al mismo tiempo la garantía de la pureza ideológica del movimiento libertario español y de su eficacia en la práctica revolucionaria.

PAPEL HISTÓRICO DE LA FAI

El ejemplo histórico dado por la FAI es una muestra pocas veces superada de firmeza y decisión revolucionarias.

Ya hemos visto como el movimiento libertario español no pudo ser aplastado por la represión y la caída en la clandestinidad sino que al contrario aprovechó esta circunstancia para radicalizarse y darse un nuevo instrumento –la FAI- capaza de proseguir inflexiblemente y sin concesiones la lucha revolucionaria.

Caída la Dictadura, se dan importantes acciones, atentados, huelgas generales de carácter abiertamente insurreccional, levantamiento locales para proclamar la república, etc... Pues bien, con la venida de la república la lucha no sólo no disminuye, sino que gana en amplitud y radicalismo:

1931: grandes huelgas insurreccionales

1932: grandes huelgas, proclamación del comunismo libertario en diversas localidades catalanas,

1933: huelga insurreccional CNT-FAI a nivel de toda España, la CNT enarbola y práctica el lema “Frente a las urnas la revolución social”, movimiento revolucionario CNT-FAI especialmente importante en Aragón,

1934: insurrección general, especialmente en Asturias,

1935: proclamación del comunismo libertario en VILLAVICIOSA,

1936: en mayo, el congreso Extraordinario de la CNT (reunido en Zaragoza) aprueba una moción sobre el comunismo libertario y establece un plan revolucionario para el campo. En julio, la CNT-FAI toman las armas y encabezan la lucha contra el alzamiento militar franquista.

Con ello, se inicia una etapa de grandes realizaciones y luchas de colectivizaciones y experiencias prácticas de comunismo libertario, especialmente en Aragón y Catalunya; la CNT-FAI forma milicias y organiza la economía, llevando a cabo al mismo tiempo la guerra y la revolución; son de destacar las realizaciones del Consejo de Aragón y de la columna DURRUTI.

EN LAS REDES DEL ANTI-FASCISMO BURGUÉS

Con la prolongación de la guerra, el movimiento libertario español se halló enfrentado al mismo tiempo a la contrarrevolución franquista y a la contrarrevolución de los defensores del carácter burgués de la república española:

* ante la amenaza del alzamiento de los militares en julio de 26, la república se negó a proporcionar armas a las milicias de la CNT-FAI, que se armó básicamente con las armas arrancadas al enemigo, en las jornadas de julio, * tanto la Generalidad de Barcelona como el gobierno de Madrid siguió dando preferencia a proporcionar armas a militares y guardias a asalto que a las milicias anarquistas, que debían tomarles por su cuenta, * los cargos dirigentes de la CNT y de la FAI cayeron en las redes del gobierno burgués, pasando a formar parte del Frente Popular y reduciendo sus posiciones insurreccionales de los años 30 a posiciones de moderación, en nombre del reforzamiento de la “unidad anti-fascista”, pese a las exigencias de la base CNT-FAI. * Esta situación culmina con las jornadas de mayo de 1937, en las que los obreros catalanes (CNT-FAI, POUM, “Amigos de Durruti”,...) defiende sus conquista del gobierno burgués republicano que trata de arrebatárselas y se encuentran con que los hombres de la FAI que participan en dicho gobierno burgués se alinean al otro lado de las barricadas “para impedir males mayores” y les conminan a entregar las armas. * A partir de este momento, existe una posición oficial de la FAI (que participa en el gobierno, que aprueba la disolución del Consejo de Aragón, etc...) y una posición de los hombres de base de la FAI, que son encerrados en las cárceles de dicho Gobierno, que participaban en dicho Consejo de Aragón, etc. * Esta situación se prolonga en la postguerra: por una parte la actividad oficial de la CNT-FAI participando en estériles alianzas de fuerzas anti-fascistas españolas y buscando apoyos de las democracias burguesas y por otra parte la actividad de resistencia emprendida en el interior de España por sus mejores combatientes, al margen del control de los dirigentes de la CNT-FAI y en algunas ocasiones desautorizados por ellos...

LA SITUACIÓN ACTUAL

En nuestros días, la organización formal de la CNT-FAI son sólo fantasmas, una sombra de lo que fueron en su tiempo; fantasmas eficaces cuyo nombre aterroriza aún a la burguesía con el recuerdo de la revolución, pero incapaces para llevar a cabo las tareas indispensables para el avance de la lucha revolucionaria actual.

En cambio, las tareas que exigieron la creación de la FAI hace casi medio siglo conservan plena actualidad en la situación presente:

* Situación de clandestinidad y debilidad organizativa del movimiento obrero, sometido a la represión del Estado y de la patronal, * Peligro de desviacionismo presente en ciertos sectores del movimiento obrero que se conforman con una perspectiva reformista olvidando las exigencias revolucionarias, * Necesidad de unificar las tendencias antiautoritarias más radicales del movimiento obrero, para llevar la lucha hasta el umbral de la insurrección.

Hoy como hace 50 años queda de nuevo el problema de la organización capaz de garantizar el radicalismo del movimiento revolucionario y su fuerza práctica:

* Por una parte, las organizaciones que se reclaman del anarquismo en España no se plantean esta cuestión en toda su envergadura sino que se conforman con mantener viejas estructuras o con hacer aparecer grupos libertarios marginales a la lucha (por ejemplo, grupos estudiantiles más o menos folklóricos, grupos intelectuales, pacifistas...) * Por otra parte, las tendencias antiautoritarias en el seno de movimiento obrero forman parte de organizaciones radicales más amplias y se hallan permanentemente ante el dilema de ganar homogeneidad a costa de convertirse en grupúsculos cerrados y reducidos o ampliar al máximo la unidad de acción y la posibilidad de generalización de las luchas a costa de avanzar más lentamente en sus planteamientos.

El ejemplo de la fundación de la FAI debe plantearse la cuestión de la organización en los siguientes términos:

* El movimiento obrero debe reforzar su organización, intensificar sus luchas y aprender e incorporar en sus luchas la VIOLENCIA REVOLUCIONARIA, * Los grupos de vanguardia pueden configurarse como grupos de acción coordinados pero autónomos y plantear mediante su actividad objetivos más avanzados que los que por su sólo puede emprender un amplio movimiento de masas, * Estos grupos de acción no pueden constituirse en partido ni en dirección del movimiento obrero, sino ser vanguardia en lo hechos, en la práctica, en el apoyo concreto aportado a las luchas, * No pueden ser ajenos o exteriores a la clase obrera sino formar parte de ella, * Es todo el movimiento de la clase obrera el único que puede realizar los objetivos revolucionarios; una organización de vanguardia sólo puede ser realmente eficaz y positiva si abandona toda pretensión sustituísta y hace suyo en la práctica la norma según la cual la EMANCIPACIÓN DE LOS TRABAJADORES SERÁ LA OBRA DE LOS TRABAJADORES MISMOS.

Tal es el sentido actual de las enseñanzas de la Federación Anarquista Ibérica.


CIA 1 - A los 50 años de la FAI

Article en français