SUMARIO | El MIL, GAC, Mayo 37: documentos publicos | 1975-76


vendredi 15 juin 2007

Coño !

textos escritos por "Montes". Editado "Conspiracion"

ANÁLISIS CRÍTICO Y CRÍTICA DE LOS ANÁLISIS

... En el ex-MIL, no había dos tendencias, una "anarquista" y otra "marxista", mantener esos completamente falso, lo que realmente existía en visión global radical. ... Entendemos por radical, el ataque del capital en su base económica : medios de producción, mercancía, intercambios, depósitos económicos, y su expropiación y socialización en las manos de los proletarios revolucionarios. ... Tácticamente el uso de la violencia revolucionaria es una necesidad urgente de todo proletario que quiera manifestar su deseo de realización de su ser y al mismo tiempo su negación como proletario atrofiado por el Estado. Quien nos obliga a utilizarla es el desarrollo y acumulación del Capital. La violencia es revolucionaria cuando su utilización tiende a transformar y destruir el modo de producción capitalista y su representación mediatizada, o sea al trabajo asalariado y la mercancía. Y no se trata de ninguna manera en cambiar, incluso por la violencia, la forma de gestión del modo de producción capitalista. ... Son los proletarios quienes se unen y organizan para realizar y satisfacer sus necesidades concretas impuestas por la dominación del Capital, en un momento dado de la historia., y son en realidad estos proletarios que unen sus individualidades para actuar será colectivamente, sea individualmente, con vistas a suprimir su alienación y opresión cotidianas, quienes deciden las formas, la manera de su práctica y su intervención ; al mismo tiempo que mantienen entre ellos, después de la acción, unos contactos informales para la coordinación de las tareas con vistas a convertirla de victoria parcial, a victoria total. Esto, suprimiendo la relación es de producción de tipo capitalista y la condición de proletario que permite su existencia. ... La violencia revolucionaria, la huelga insurreccional revolucionaria, el sabotaje económico, los actos subversivos, el absentismo, el boicot, la propaganda y la crítica teórica radical se complementan entre sí y hacen un todo global de rechazo del Capital. La utilización separada y exclusiva de una de ellas en permanencia, en el momento actual, por parte de cualquier grupo proletario, significa su completo desfase con la lucha, o su pretensión para dirigir la como elementos exteriores al proletariado. Si en un momento dado la evolución del ex-MIL y de los GAC se planteó la cuestión de la utilización de ciertos métodos y formas de acción, en otro momento histórico habían utilizado los anarquistas, fue porque la situación real y proceso de lucha en España lo imponía. Esto permitió acabar y liquidar toda una serie de ilusiones, que existían con relación a ciertas prácticas de lucha, y al mismo tiempo replantearse otros objetivos y formas de acción, que permitiesen formar y dinamizar un movimiento autónomo de proletarios. La utilización de estas formas de acción, no son exclusivas de los anarquistas, una expropiación de capital en un banco, puede ser realizada por fascistas, marxistas o "bandidos" ; o sea que el medio puede servir a distintas ideologías. Únicamente el contenido de la acción y su utilización posterior puede determinar su carácter subversivo revolucionario, es decir que tiende a crear un agitación que posibilite la destrucción de las relaciones sociales de producción.

A partir de allí, querer etiquetar a unos proletarios que lo utilizan de "artistas", es una solución fácil que usan ciertos ideólogos y falsificadores notorios, inmersos en su pasividad consentida, y que siguen perteneciendo y defendiendo el viejo mundo del capital, del que nunca han salido a pesar de pretensiones. Lo que es evidente es que no puede existir de utilización y monopolio de una táctica o estrategia por una tendencia política dada. ... La clase obrera "idílica" no existe, y plantearse la problemática de su "liberación" no es más que un deseo de dominarla y de controlarla. Nosotros no somos "exteriores" al movimiento proletario, formamos parte de él en tanto que proletarios (individuos) privados-excluídos-de los medios de producción, de información, de la satisfacción de nuestras necesidades y el control de nuestra vida cotidiana. Coño edita conspiración. Julio 75

TEORÍA DE LA CRÍTICA Y CRÍTICA DE LA TEORÍA. A partir de la creación de una situación concreta, y en función de nuestras necesidades de individuos, editamos folletos o participamos en la difusión de la teoría ; y en ningún momento hemos pretendido participar en el movimiento teórico internacional como función separada. Nosotros únicamente nos representamos a nosotros mismos, somos parte radical del proletariado. A través de nuestra práctica y de nuestra experiencia en ella, nos vemos imposibilitados para difundir conclusiones teóricas. Además criticamos todos los aspectos del viejo mundo del capital y las nuevas mistificaciones que implica su desarrollo. Después de analizar las enseñanzas de los enfrentamientos históricos del proletariado autónomo contra el Capital, pensamos que nuestra práctica es consecuente con el contenido teórico subversivo que tenían las fracciones más radicalizadas del viejo movimiento obrero, adaptada y actualizada a la nueva dominación totalitaria de la mercancía, y llevando ya implícita su propia superación en los actos. Utilizamos la teoría como arma crítica, que nos permite situarnos frente, y con relación, a las demás tendencias que pretenden representar y monopolizar las luchas del movimiento obrero. Es un medio, entre otros, para combatir las posiciones completamente falsas que sostienen los partidos y grupúsculos del capital es decir, izquierda y extrema izquierda. Especializados en la recuperación de las luchas, el oportunismo, las falsificaciones históricas en relación al contenido radical de las luchas del movimiento obrero autónomo Cuando existe las necesidades de clarificar unas posiciones en un momento dado de la lucha, de hacer un análisis de la evolución y de autocriticar los errores que se hayan cometido en la acción, de profundizar en nuestro objetivo, la destrucción del modo de producción del Capital, participamos también en la agitación teórica. La justificación de la teoría como función separada por parte de algunos intelectuales que pretenden combatir el Capital únicamente con la teoría, en espera de la revolución futura, le sirve para darse la buena conciencia de que realmente hacen algo. Entre ellos destacan los "puristas" y elitistas, que se reclaman de la anarquismo o del marxismo, que siempre encuentra justificaciones para no pasar a la práctica esperando las condiciones objetivas, tratando los proletarios que la practican, cuando no de contrarrevolucionarios, de aventureros o de bandidos. Basándose en la inminencia de la crisis económica que se avecina y en el fatalismo histórico, el modo de producción capitalista engendra sus mismas contradicciones. Después de un ejercicio de escolástica y retórica sobre el mismo tema, repetido incansablemente, les permite su autojustificación y rutina en la pasividad separada de su miseria consentida, difundiendo exclusiva y permanentemente la teoría como medio de atracción hacia un centro que pretenden controlar. ¡El proletariado no tiene nada qué hacer con esta gente, excepto la de hacer la crítica en actos para acabar con la separación de tareas ! ¡Una crítica en actos del proletariado vale más que cien años de teoría separada ! La prehistoria de la lucha de clases lo ha demostrado suficientemente. Al mismo tiempo al difundir nuestras ideas, sin deseo de reagrupación partidista en torno a ellas, permite a otros proletarios o grupos autónomos conocernos transposición de reales sobre la organización de clase, la situación teórica y las formas de acción. Además de confrontar nuestras posiciones y experiencias con las suyas, sirviendo de intercambio de informaciones o proposiciones concretas de acciones ; sin que ello implique una dependencia total para los grupos o proletarios que lo practican. Los textos editados son escogidos por nosotros o por otros grupos de proletarios. La única condición para su publicación, es que respondan a necesidades real para el movimiento, sin tesis partidistas ni sectarias. Todo lo que tiende a ese fin debe ser publicado, sin que ello implique un modelo único de acción o de pensamiento.

No pretendemos ser un centro monolítico de reagrupamiento "teórico", en el sentido en los folletos publicados no existían artículos y textos que expresaban distintas formas teóricas. Una de nuestras tareas actuales es la de facilitar de impulsar publicaciones de proletarios o de grupos autónomos, de manera que, a través de su práctica, se vayan equipando materialmente y en el curso de la lucha actual estas funciones sean cada vez más inútiles, en la medida en que se hayan dotado de los medios y materiales necesarios para la propaganda y la agitación teórica expropiados al Capital y a sus órganos de control. La utilización de un texto "anarquista" o "marxista" no implica para nosotros la identificación con la ideología del autor. Lo utilizamos en la medida que refleja o expone una serie de críticas, que permite dotarnos un medio útil de combate, adecuado en un momento dado de nuestra evolución, para la clarificación teórica. Para nosotros el texto debe servir al movimiento de la clase, integrarse en ella, perdiendo así su ideología, y no lo contrario, que la clase se ponga al servicio de la ideología del autor del texto. Es una "expropiación política", de la misma manera que una económica, se funde y pasó ser socializada para su utilización por los proletarios radicalizados, y son ellos los que deciden de su uso y su difusión de la manera que lo crea más conveniente para sus intereses. Coño ! Julio 75

SOBRE ALGUNOS ENSAYOS DE PRÁCTICA SUBVERSIVA A NIVEL INTERNACIONAL ... Las tareas actuales del proletariado en España y de los grupos autónomos son : • La generalización de las luchas de clases y su extensión a nivel nacional e internacional ; • la auto-organización de clase, los lugares de lucha ; • combatir el Capital bajo todas sus formas : "democrática", "fascistas" y "socialistas" ; • desmitificación y lucha contra los sindicatos, sean "fascistas o democráticos", considerando los órganos de la contra-revolución permanente ; • elaboración de alternativas radicales, que el capitalismo no pueda satisfacer ni recuperar ; • órganos de información y propaganda autónomos al servicio de la clase ; • organización de las tareas técnicas y impuestas por la lucha clandestina : pasajes de frontera ; documentación ; medios económicos ; armas ; etc. ; • acabar el programa interrumpido en mayo del 37 por la contrarevolución estalinista y los líderes de la CNT y del POUM, y llevarlo su realización total, es decir la destrucción del modo de producción capitalista. La unión de clases se hacen las luchas y asambleas de fábrica o fuera de ellas ; es el proletariado radicalizado quien se organiza y se dota de los medios necesarios para su auto-emancipación. Son las viejas ideas y el peso de la tradición del viejo mundo del Capital, representado en la clase obrera por los grupúsculos de extrema izquierda, el proletariado tendrá que destruir con los actos ilimitados de su poder subjetivo actuando colectivamente-, con su contenido subversivo, aquello para acabar con el reino de la miseria generalizada de la mercancía y la separación de las funciones. Esta es la tarea fundamental que el proletariado tendrá que realizar, para posibilitar la ilimitación de las otras tareas históricas y como clase está obligado a asumir, si quiere negarse como productora de plus-valía. Sino será la contrarevolución en los medios obreros reafirmará de una manera totalitaria la barbarie del trabajo asalariado y el imperio del Capital sobre el proletariado. La organización actual de las tareas de la miseria, es la miseria de las tareas actuales de la organización.

Coño ! Julio 1975